Posterior a los sismos del 7 y 19 de septiembre en el país, la Fundación Carlos Slim, y las compañías Telmex y Telcel, anunciaron una campaña para aportar 5 pesos por cada peso que la sociedad donara. Ante la convocatoria, el ingeniero Carlos Slim Helú, presidente de la Fundación Carlos Slim, informó en conferencia de prensa, que en la recolecta participaron más de 217,000 donadores, con lo que se logró un monto de 2,373 millones de pesos (mdp), que en su mayoría fueron aportaciones de 100 a 500 pesos.

Al anuncio, al que a la que asistieron más de 60 medios nacionales e internacionales, dijo que 395 mdp fueron otorgados por diversas personalidades que decidieron apoyar la causa, entre las que destacó la de varios artistas: “De donadores de fondos más altos, entre los que quisiera agradecer de manera particular la generosidad y apoyo siempre de Plácido Domingo, al igual que el de Pepe Aguilar, Alejandro Fernández, el grupo Maná y a Fher, que a través de sus fundaciones donaron. Por cierto, el concierto de Pepe Aguilar fue importante, así como a Sergio “Checo” Pérez, que directamente y a través de apoyos que recibió nos hizo apoyos a la Fundación al igual que otras muchas otras empresas, personas, amigos, socios e instituciones”.

Dijo que a través de lnbursa se realizaron donaciones de más de 60,000 personas que hicieron depósitos a través de los cajeros automáticos, en la que participó la cadena Chedraui en las que aportaron y apoyaron más de 53,000 personas.

Especificó que la aplicación de estos recursos será auditada por Ernst & Young, además que su fundación realizará informes y tendrá la información disponible en su página de internet: “Los recursos serán auditados por la firma Ernst & Young, además habrá un informe que daremos mensualmente y por supuesto, se podrá acceder en cualquier momento a la página de la Fundación en la que directamente se pasará en la página http://fundacioncarlosslim.org/sismos”

Ayuda por segmento

Detalló que de manera general los 5 puntos en los que se aplicarán esos recursos serían:

1. Ayuda humanitaria para damnificados. Dijo que esta se ha realizado desde el primer sismo del 7 de septiembre. Entre los apoyos, destacó la entrega de más de 138 toneladas de alimentos, tiendas de campaña, carpas, y otros. También se instalaron varias plantas potabilizadoras de agua.

2. Protección estructural al patrimonio cultural en riesgo. En cuanto a estos apoyos, detalló que se están realizando en coordinación con personal del INAH y la Secretaría de Cultura federal, que consiste en el apuntalamiento de diversos edificios y capillas afectados en los estados.

3. Contribuir a la reconstrucción, renovación y modernización de centros de salud y escuelas. Esto se hará en coordinación con el gobierno estatal y federal, y en la medida de lo posible, instalar un aula digital en cada una de las comunidades afectadas para que los estudiantes tengan acceso a la cultura digital, así como vecinos y familiares.

4. Contribuir activamente en la reconstrucción de viviendas respetando los usos y costumbres de cada lugar, para adaptar las construcciones buscando que tengan estructuras sólidas, así como castillos, trabes y lozas de concreto.

5. Contribuir a la reconstrucción de mercados dañados, en coordinación con las autoridades locales.

Una oportunidad económica

Detalló también que todo el apoyo que se haga vía recursos humanos y a través de cada una de sus empresas filiares, constructoras, y Grupo Carso, se hará sin costo alguno, con lo cual, toda la cantidad que se ha juntado por medio de las aportaciones de los donadores y la fundación, se aplicará directamente para aliviar los problemas.

Durante el anuncio no descartó que a través de sus servicios de telefonía se pueda activar una alarma, sin embargo, dijo que en ello influye la distancia donde se inicia el sismo, ya que si la distancia es menor a 200 kilómetros, prácticamente no sería posible hacerla.

Al preguntársele cuál sería el impacto económico por el sismo, dijo que por al contrario, esto servirá para detonar el mercado interno de cada municipio y estado, ya que se va a requerir mano de obra y diversos oficios relacionados para detonar la economía local.

Mencionó también que el Gobierno Federal actuó rápido y de manera coordinada con la iniciativa privada para hacer llegar los recursos, así como el diagnóstico que cada dependencia tenía de las afectaciones.

Señaló que hay estudios de la Facultad de Ingeniería de la UNAM que sugieren que las construcciones que se realicen de ahora en adelante, tendrán que cumplir ciertos requisitos y nuevos lineamientos para realizar más inmuebles en el primer cuadro de la ciudad.

Finalmente, agregó que las afectaciones comparadas con el sismo de 1985 fueron menores, ya que aunque lamentablemente hubo pérdidas humanas, el sistema de telefonía en este reciente sismo no colapsó como hace 32 años, cuando la infraestructura de comunicación tardó varias semanas en habilitarse.