El ritmo de crecimiento de la cartera hipotecaria de la banca se moderó a lo largo del primer trimestre del año, pero no ha dejado de crecer.

El escenario de incertidumbre del primer trimestre del año, caracterizado por la volatilidad del tipo de cambio por el fenómeno Donald Trump y el alza de las tasas de interés, se reflejaron en una moderación del crecimiento de la cartera de crédito a la vivienda por parte de la banca, pero nos e ha frenado la colocación y mucho menos se ha revertido la misma.

De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), al cierre del primer trimestre el saldo de la cartera de crédito creció a un ritmo anual de 5.4% anual, por abajo del 7.2% anual que observó al cierre de 2016.

La cartera de vivienda media y residencial reportó un avance a ritmo de 7.6% anual en marzo, en tanto que el crédito para vivienda de interés social