Fibra Uno (FUNO) fue autorizado por su asamblea general ordinaria de tenedores a levantar capital por hasta 1,500 CBFIs (cerca de 46,000 millones de pesos) y 55,000 millones de pesos de deuda como parte de su programa de emisor frecuente con duración de 5 años, que colocarán de acuerdo con sus necesidades de financiamiento.

A través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) señaló que la administración de FUNO anunció resoluciones adicionales que deberá adoptar el comité técnico en virtud de la responsabilidad que fue conferida por los inversionistas con estas aprobaciones.

Un análisis de Intercam resumió las acciones a tomar de la siguiente manera:

En primer lugar anunciaron el lanzamiento de una oferta de ampliación de capital por 365 millones de CBFIs más una opción de sobreasignación de 15%, para una oferta total máxima de hasta por 419.75 millones de CBFIs. El monto de los recursos de esta primera emisión se destinará para usos corporativos generales, incluyendo inversión en bienes inmuebles anteriores y potenciales, como pudieran ser los portafolios Turbo, Apollo II y Frimax.

Adicionalmente, se establecieron recomendaciones para las futuras emisiones del programa:

· Funo solamente anunciará una oferta subsecuente de capital cuando el precio de los CBFIs se encuentre a un precio igual o mayor al 90% del NAV (Net Asset Value), hasta por un total de 330.25 millones de CBFIs.

· Para los restantes 750 millones de CBFIs, se anunciarán emisiones cuando el precio de cotización sea igual o mayor al 95% del NAV.

· Finalmente, en caso de que los CBFIs sean utilizados como pago para adquisiciones de inmuebles, Fibra Uno no podrá emitir CBFIs a un precio por debajo de NAV sin importar cuando ocurran dichas adquisiciones.

El análisis de Intercam considera que “este tipo de esquema facilitará el acceso a los mercados de deuda y capital de manera más eficiente, ya que reduce el tiempo y el costo de las emisiones. Sin embargo, otorga al comité técnico poderes discrecionales sobre la estrategia de financiamiento para los siguientes años, acotados sólo por las reglas en relación al nivel del NAV para el caso de la emisión subsecuente de CBFIs”.

Los analistas de la institución consideran que la emisora se prepara para una nueva fase de expansión agresiva, dada una expectativa de un aumento en la demanda de inmuebles comerciales, industriales y de oficinas en México para los próximos años.