En 2016, Inmobiliaria Vinte reportó ingresos de 2,752 millones de pesos, un crecimiento del 7.1% con respecto al año anterior; la utilidad neta fue de 368,568 mdp, con lo que reportó un crecimiento del 14%, y un ROE de 21.7 por ciento. El EBITDA se incrementó un 7.9%, y el apalancamiento se ubicó en 1.08 veces contra EBIDTA.

La expansión del mercado apoyó el crecimiento de Vinte, ya que el precio promedio de sus viviendas subió de 596,100 a 624,200 pesos; esto es un incremento de 4.7 por ciento.

La actividad de la desarrolladora de vivienda se focaliza en el segmento de vivienda media; recientemente adquirió en Querétaro un proyecto residencial y continuará impulsando el mercado turístico en Playa del Carmen con varios proyectos en marcha, incluyendo su alianza en Ciudad Mayakoba.

Las perspectivas 2017 para Vinte son positivas pues la firma planea aprovechar las nuevas políticas del Infonavit, donde habrá un incremento del 70% en los montos máximos de crédito para los derechohabientes, al tiempo que la estrategia de Vinte será generar flujo de efectivo y ROE; inversiones inteligentes y baja deuda.