Fibra Uno (Funo) anunció que en diciembre pasado formalizó un vehículo de coinversión con Helios, el vehículo externo de desarrollo inmobiliario, a través del cual se llevará a cabo el proyecto Mitikah, al sur de la Ciudad de México.

Como resultado de la cooperación, Funo contribuyó el portafolio Búfalo a una valuación de 3,660 millones de pesos, y espera contribuir el portafolio Colorado (antes denominado Centro Bancomer) más adelante; mientras que Helios autorizó una inversión en el proyecto de hasta 3,800 millones de pesos, de los cuales ya aportó 1,100 millones.

Análisis

Como se recordará, Helios es un vehículo que tiene como propósito construir proyectos inmobiliarios de gran tamaño, y es propiedad al 100% de inversionistas institucionales. Fibra Uno no tiene participación en el capital de Helios pero sí tiene participación a nivel de proyectos (tal es el caso del proyecto Mitikah).

Una vez realizadas las propiedades, Fibra Uno tendrá derecho (más no obligación) de adquirir los proyectos construidos por Helios y Funo a precios de mercado, o venderlos a terceros, permitiéndole recolectar las rentas que se generen en un futuro.

En este tenor, Funo decidió aportar el portafolio Búfalo a una valuación similar respecto del precio que pagó por adquirirlo en 2015, por lo que se vé pérdida de valor. El proyecto Mitikah tendrá diversos usos y componentes como oficinas, oficinas especializadas, un centro comercial, un hotel y una torre de departamentos.

Con lo anterior, Funo seguirá desarrollando proyectos inmobiliarios de gran tamaño, sin necesidad de hacer fuertes desembolsos de recursos, apartando la posibilidad, en un futuro, de adquirirlos de acuerdo a su capacidad económica. 

Por otro lado, libera recursos para que la Fibra pueda seguir realizando más adquisiciones, sin la presión de levantar más capital o asumir más deuda en un entorno incierto.