La construcción del rascacielos más delgado del mundo, diseñado por SHoP, corre el riesgo de fracasar debido al aumento de los costos de su obra, según informó el periódico estadounidense New York Post.

Conocido como 111 West 57th (en la actualidad con menos de 20 pisos construidos de un total de 82), tiene interpuesta una demanda por parte del grupo de inversiones Am Base, el cual declara que el proyecto ya supera los 50 millones de dólares de sobrecosto en parte a “negligencias flagrantes, incluyendo el descuido del presupuesto destinado a la contratación de grúas.

Según lo reportado a comienzos de julio por The Real Deal, ambas partes habían desarrollado una controvertida relación desde el año pasado, cuando AmBase demandó a los desarrolladores por presuntamente diluir su participación en el proyecto.