El estudio de arquitectura italiano presentó su primer proyecto de “bosque vertical” en Asia, que consta de dos torres de uso mixto construidas cerca del río Yangtzé en el distrito de Pukou en Nanjing, China. El rascacielos más alto alcanzará los 200 metros de alto, distribuidos en 28 pisos de oficinas, un museo y una escuela de arquitectura verde.

La innovadora propuesta se sustenta en un  recubrimiento de los edificios con más de 1,100 árboles, consistentes en más de 600 árboles altos y 500 medianos de diferentes especies locales, además de 2,500 parrones y arbustos  que se distribuirán en 6,000 metros cuadrados.  El objetivo del proyecto Naijing Vertical Forest es absorber alrededor de 25 toneladas de CO2 anualmente, al tiempo que se aportarían 60 kg de oxígeno a la atmósfera diarios.

El éxito del proyecto en Milán (Italia) y Lausana (Suiza), y el más reciente en Naijing será publicado en una edición compilatoria en abril próximo bajo el título: A Forest City.