En diciembre, el incremento del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) fue de 0.46% y con ello se cerró el año con una inflación anual de 3.36%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la mayor desde diciembre de 2014, cuando se ubicó en 4.08 por ciento.

La inflación subyacente, que excluye algunos productos de alta volatilidad, presentó un alza mensual de 0.45% en diciembre, con lo que la tasa interanual se ubicó en un 3.44 por ciento. La no subyacente observó un aumento anual de 3.13 por ciento. El total de agropecuarios mostró un aumento de 4.15% anual, presionados especialmente por los precios de frutas y verduras, los cuales sufrieron el mayor crecimiento con una variación de 4.31% en el año.

Para los energéticos y las tarifas autorizadas por el Gobierno el índice señaló un crecimiento de 2.49 por ciento. Las segundas reportaron un aumento de 2.60%, en tanto que los precios de energéticos se expandieron 2.42 por ciento.