Las razones fundamentales por las que un mercado inmobiliario crece son: la estructura demográfica y la expansión y diversificación de la industria. Afortunadamente para México, ambas condiciones son favorables.

Sin embargo, las condiciones del mercado inmobiliario de México enfrentarán retos importantes ante el marco político económico del presente año, pero esto, lejos de imponer obstáculos, representa una temporada de grandes oportunidades.

El mercado inmobiliario en nuestro país ha cambiado y evolucionado muy positivamente, gracias a las nuevas perspectivas de los desarrolladores inmobiliarios.

Muchos desarrolladores nacionales han crecido e institucionalizado sus procesos, ofertando edificios de clase mundial, con propuestas de usos mixtos muy interesantes, altamente sustentables, en ubicaciones bien estudiadas y con niveles de renta muy competitivos; con ello el nivel de desarrollo inmobiliario de las principales ciudades de nuestro país ha modificado la manera en que la gente trabaja, compra y vive.

 

Víctor Lachica Presidente y CEO de Cushman & Wakefield Víctor Lachica Presidente y CEO de Cushman & Wakefield

 

Sobre oferta

 

Además del entorno político-económico que enmarca esta temporada, encontramos un sector de oficinas con una oferta históricamente alta, porque los metros cuadrados de oficinas que se encuentran ahora en construcción, para entrega en el corto y mediano plazo, reflejan una tendencia de absorción que podría llegar a cubrir los próximos cuatro a cinco años.

Los espacios disponibles en edificios clase A, son y seguirán siendo altamente competitivos entre ellos, por lo que la oportunidad será para todos aquellos usuarios de edificios de generaciones anteriores que deseen encontrar un espacio más eficiente, que les signifique ahorros en consumo energético, en mantenimiento y tal vez, incluso en niveles de renta. Por otro lado, todos esos edificios que se verán vacíos por las migraciones de inquilinos, deberán enfrentar renovaciones importantes.

 

Nueva mentalidad

 

Definitivamente, el mercado inmobiliario de este país se encuentra frente a un cambio de mentalidad por la generación que lo conduce. Estas migraciones a nuevos espacios, desde la perspectiva económica pueden darse buscando ahorros, pero la mentalidad del liderazgo actual busca espacios que brinden a los colaboradores de sus empresas un bienestar más allá del económico; buscan corporativos que les brinden espacios de tránsito y convivencia, oficinas que fomenten la interacción corporativa o networking y el bienestar físico y mental (well-being), para así lograr mayor productividad.

Bajo todas estas consideraciones, los desarrolladores deberán ser muy diligentes en la recopilación de información para su toma de decisión, es decir, que conozcan la ubicación desde la perspectiva del mayor y mejor uso para cada proyecto, que desarrollen un diseño innovador, atractivo y sustentable para que sus inquilinos lleguen de manera natural buscando los beneficios que un proyecto bien diseñado puede ofrecerles.

Ello, sin duda, atraerá a los consumidores de estos espacios, garantizando el éxito para todos los involucrados. Al final, todos somos consumidores de espacios inmobiliarios; nuestras vidas están enmarcadas por este desarrollo, fomentemos que los desarrolladores entreguen a nuestras ciudades proyectos de gran calidad que transformen nuestras vidas.

Considero que el reto natural que hoy enfrentamos es la estabilidad económica del país en el marco mundial, pero el gran reto del que debemos darnos cuenta es la evolución de nuestra mentalidad.

 

Espacios que permitan una mejor interacción corporativa serán necesarios para el futuro del sector.

 

Corporativo Citi Insur es un edificio triple A con un área rentable 18,000m2  y pre-certificación LEED Silver.  Corporativo Citi Insur es un edificio triple A con un área rentable 18,000m2 y pre-certificación LEED Silver.

 


Texto:Víctor Lachica

Foto: CUSHMAN & WAKEFIELD