Hay que tener la capacidad de reducirse y estar listo también para volver a crecer. Los que logren pasar los momentos difíciles son quienes que se podrán volver a levantar. A quienes la etapa baja del ciclo los toma con los dedos en la puerta, no podrán reaccionar a tiempo ni hacer los ajustes necesarios, por lo que acaban saliendo del mercado.

 

AL REAL ESTATE LO VEMOS COMO UNA DIVERSIFICACIÓN. PREFERIMOS LOS ACTIVOS ALTERNATIVOS DONDE PODAMOS INCLUIR ALGO DE INFRAESTRUCTURA.

 

Este año, los fondos de capital privado enfocados al Real Estate tienen que tener liquidez y desarrollar en donde tengan la certeza de que habrá demanda.

Por ejemplo, en el mercado de oficinas se tiene que ser muy selectivo porque hay corredores sobre ofertados. En cambio, en hoteles hay un tema muy interesante porque ahí sigue habiendo demanda por proyectos nuevos, modernos, bien posicionados y con buen servicio, tanto en el área de turismo (la devaluación ha hecho atractivo el flujo de turismo extranjero y nacional) como el de ciudad, principalmente en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara. En esas plazas sigue habiendo demanda por proyectos nuevos, con buenos servicios y amenidades con un ambiente moderno.

En retail, la demanda está en ciertas zonas por proyectos de servicio y entretenimiento, siempre y cuando no haya nada cerca. El retail fashion ya está bastante ofertado.

 

Roberto Langenauer Socio Director de Nexxus Capital Roberto LangenauerSocio Director de Nexxus Capital

 

2017, menos complicado que 2018

 

Este año, con todo y la incertidumbre y el ruido que hay por el fenómeno Donald Trump, las cosas siguen caminando. Las empresas en las que participamos van bien; las que son proveedores del Real Estate — Mármoles  Arca y Vitrocanceles — todavía tenemos un fuerte número de proyectos en proceso. Vamos a realizar cuatro inversiones, un número interesante porque siempre hacemos dos en promedio. Para 2018 tenemos un panorama más nebuloso porque el aspecto político (ya que tendremos elecciones) siempre viene acompañado de incertidumbre.

Este año seguimos invirtiendo en Pumping Team, una empresa de servicio de bombas de concreto y acabamos de entrar con Translatum, un holding para desarrollar una plataforma fintech de medios de pago y envío de remesas. Aunque suene un poco incongruente por el entorno, vemos que todavía hay un potencial muy grande en ese negocio; además, la enfocaremos más al tema de tecnología financiera, saliéndonos de la banca tradicional.

Otro tema que nos interesa es la incursión en gas vehicular y la distribución de gas natural comprimido para empresas; y también estamos viendo una empresa que vende productos de consumo y suplementos alimenticios.

Al Real Estate lo vemos como una diversificación, en lugar de ser un jugador público, preferimos ser un administrador de activos alternativos, en donde podamos incluir Real Estate y eventualmente, algo de infraestructura y hasta contemplar temas de petróleo y gas, un sector que va a tardar en abrirse, pero que va a ofrecer muchas oportunidades.

Los retos que plantea 2017 se relacionan con lo que va a pasar con el gobierno de Estados Unidos y cómo lo va afrontar nuestro país. Habrá oportunidades en ciertos sectores pero tenemos que estar atentos y tener liquidez y recursos para aprovecharlas.

 

Desarrolladores que buscan financiamiento

 

Para ser atractivo y apetitoso para un fondo de inversión de capital tienes que tener algo probado. Los proyectos en papel no se venden, por muy buena que sea la idea. También, es necesario tener performance, buena reputación (con un buen historial crediticio), transparencia (el tema inmobiliario se puede prestar a poca transparencia), y apertura para recibir capital institucional, donde los requerimientos de información y de presentación son muy rigurosos, y donde se tienen que cumplir los requerimientos en tiempo y en forma. Aquí será un tema de Tasa Interna de Retorno (TIR) para tener el mayor rendimiento posible en el menor tiempo.


Texto:Roberto Langenauer

Foto: Real Estate Market & Lifestyle