Las presiones en los costos de los insumos de la industria de la construcción va a propiciar un incremento de entre 12 y 15% en el valor final de los bienes raíces, por ello tenemos que mejorar y optimizar los proyectos en cuanto a costo, porque veo difícil que se pueda trasladar un impacto tan fuerte en el valor final del producto a corto plazo.

 

CUIDAR Y DETONAR LOS PROYECTOS EN EL MOMENTO IDÓNEO, ES LO MEJOR QUE SE  PUEDE HACER. 

 

Los sueldos y salarios que percibe la gente no se van a incrementar en la misma medida que la inflación de los insumos y el encarecimiento de la tierra. Por ello, considero que el reto será mantener los precios de los inmuebles competitivos, y que puedan hacerse accesibles para el consumidor.

Este año el mercado interno va a permanecer semi-estancado. El alza en las tasas de interés va a encarecer los créditos hipotecarios y los créditos puente; a ello se suma la inflación del precio de los insumos consumidos por la industria de la construcción ya señalados.

 

Alejandro Allende Director General de Copri Alejandro Allende Director General de Copri

 

Por todo ello, no me atrevo a dar una opinión sobre la absorción porque la incertidumbre económica y el encarecimiento de los bienes raíces hace complicado que la gente se anime a comprar, tanto como inversión como para vivir, en el caso del sector de la vivienda.

En mi opinión, por ahora lo mejor es esperar, cuidar bien los proyectos y detonarlos en el momento idóneo.

Sobre el mercado retail, no sé si seguirá creciendo o se vaya a estabilizar; creo que hay mucho inventario en un escenario de menor consumo. En el mercado de oficinas ocurre exactamente lo mismo. Hasta que no haya claridad en las inversiones, van a estar en stay by las decisiones de las empresas que quieran mudarse o que quieran venir.

 

¿Oportunidades, para quién?

 

Va a tardar un rato para que haya oportunidades para los desarrolladores. Siempre las veo desde el punto de vista del primer insumo que es la tierra, y los propietarios la valúan en términos de dólares y quieren trasladar de inmediato la devaluación a su producto.

Las oportunidades vendrán un poquito después, cuando se den cuenta que no es tan fácil y no todo el mundo se esté lanzando a invertir, y se vuelvan a ajustar los valores. Ahorita es momento de esperar.

Para el consumidor final de vivienda sí hay una gran oportunidad porque los proyectos en marcha y los avanzados, tienen precios todavía muy buenos y se les puede sacar un buen rendimiento y plusvalía. El inmueble residencial y residencial plus, a mediano plazo, siempre recupera su valor en términos de dólares.

La devaluación que traemos, si la llevas a un comprador que adquirió por debajo de lo que se devaluó la moneda, va a tener una buena utilidad a mediano plazo. También hay oportunidad en vivienda media y baja porque el impacto del alza en tasas de interés a un plazo de 20 años no es tan severo.

 

Edificio Basalto cuenta con 5,000m2 de áreas verdes, salón y alberca techada. Edificio Basalto cuenta con 5,000m2 de áreas verdes, salón y alberca techada.

 

Las tasas van a ir subiendo y ahorita todavía hay oportunidad de hacerse de una vivienda a crédito; después los precios van a subir por efecto de la inflación que se está dando en los insumos de construcción y por más incrementos en tasa.

Los productos que están en marcha, fondeados y comprados todos los insumos, van a tener una buena plusvalía cuando los nuevos proyectos en conjunto se detonen.

Con la volatilidad, todo mundo quiere subir precios, ese es el riesgo más grande que se tiene; en segundo lugar, está el comportamiento del mercado, que se verá influenciado por cómo evolucione la economía, y si a ello le sumamos el ingrediente político que viene, pues la situación se pone complicada.

Nosotros tenemos una visión a muy largo plazo y como somos bastante conservadores en los proyectos, no tomamos riesgos de apalancarnos de más. Siempre compramos la tierra con capital propio; tenemos varios fondos de inversión que nos apoyan y creemos que esta crisis de incertidumbre es pasajera.

A largo plazo, el Real Estate sigue siendo un buen negocio. Nosotros no hemos parado, y hasta ahorita se han seguido moviendo bien nuestros productos, pero esto puede cambiar de un momento a otro.

Al cliente final también le digo que sigan creyendo que los bienes raíces son una buena inversión, pero que tengan cautela con el tipo de desarrolladores que compran porque se pueden empezar a ver grupos que estén sobre invertidos o muy apalancados, y que con la subida de tasas de interés, quién sabe si puedan salir con sus proyectos como lo tenían planeado.

 

Casa Club Raqueta es un espacio exclusivo de Cumbres Santa Fe. Casa Club Raqueta es un espacio exclusivo de Cumbres Santa Fe.

 

Cañada en Cumbres, es un innovador desarrollo de lujo en la Ciudad de México. Cañada en Cumbres, es un innovador desarrollo de lujo en la Ciudad de México.

 


Texto:Alejandro Allende

Foto: Copri