Íntima exploración del reposo

 

 

Excelencia, innovación, elegancia y alta costura, son algunas de las cualidades que encontramos en la ropa de cama y accesorios para el hogar que ofrece Frette, reconocida marca francesa con más de 100 boutiques alrededor del mundo. Se distingue en el segmento luxury por su excepcional tejido Jacquard, elaborado con auténtico algodón egipcio trabajado en hilado doble sin zurcidos, y con impecable acabado mercerizado.

Nacida a finales del 1860, en la provincia francesa de Grenoble, de la mano de Jean Baptiste Edmond Frette, Alexander Payre y Charles Chaboud, surgió como una marca enfocada al mercado de alta gama, empleando las mejores fibras y artesanos de gran experiencia. Comenzó a tejer su sólida historia, estableciendo en sus primeros cinco años dos plantas de producción, equipadas con telares Jacquard para la elaboración de tejidos de lujo.

 

 

 

 

 

 

Edmond Frette y sus socios decidieron trasladarse a Concorezzo, Italia, donde comenzaron a adquirir reconocimiento; en 1978 abrió su primera tienda en Vía Manzoni, Milán, siendo ésta y Monza las ciudades que albergaron sus sedes principales.

En 1881 ganó el primero de varios reconocimientos en la Exposición Nacional de Milán, donde obtuvo Medalla de Oro por La Vega, un cuadro Jacquard de lino, inspirado en la pintura de Francesco Lietti.

En 1889 lanza su colección completa de ropa de casa con la que anticipaba una nueva tendencia en comodidad, relajación e intimidad. La calidad en sus productos le valió vestir a más de 500 dinastías de la Realeza Europea y El Vaticano. Una década más tarde, la firma figuraba como proveedora de reconocidos hoteles como: Royal Danieli Hotel y Belle Venise en Venecia; Ritz en París, Savoy en Londres, The Plaza en Nueva York y en The Península en Hong Kong.

La flexibilidad en la personalización a la medida del cliente le ha llevado a revestir residencias exclusivas, yates y aviones.

 

 

 

Además, ha suministrado vestido y mantelería a los más lujosos transportes de descanso, como el legendario Titanic y el reconocido tren Orient Express.

Frette maneja dedicación y cuidado en sus colecciones, al clasificarlas por color, tamaño  y tipo de producto, adecuándolas a las exigencias de los clientes, sean sitios privados o grandes cadenas de hoteles de cinco estrellas; sin embargo, independientemente del nicho, las características primordiales de excelencia y comodidad se mantienen constantes, permitiendo disfrutar del placer inigualable de sus piezas, únicas en su clase.

Su oferta incluye ropa de cama, ropa de casa, velas, fragancias, cojines decorativos, cubre camas y mantas de cachemira o lana; toallas para cuarto de baño, pantuflas y zapatillas de descanso, que son descritos por la empresa como “productos definidos por el trabajo artesanal conjugada con la perspectiva de innovación, lo que permite estar en la vanguardia del segmento de ropa de cama, siendo de las más notables en generaciones venideras”.

La creatividad y trabajo de cada una de las colecciones se emplean con el más mínimo detalle, desde la creación de la propuesta del diseño, a partir de la cual se escogerán los materiales para su confección —ya sea que se trate de seda, cachemira o algodón—. Frette ha tenido diversas colaboraciones con diseñadores internacionales, entre los que se encuentran los mexicanos Covadonga Hernández y Adán Cárabes. 

Desde 2009 hasta la fecha, se ha expandido por todo el país, inaugurado diversas boutiques en las zonas de más prestigio en la Ciudad de México y del interior de la República (en Cancún y Monterrey, donde planean abrir su siguiente punto de venta).

 

 

 

 

 

eu.frette.com


Texto:Real Estate Market & Lifestyle

Foto: Frette, Real Estate