Visión y permanencia de la calidad

 

 

 

 

Westye Bakke inicia su experimentación en el segmento de la refrigeración doméstica en la década de 1930, cuando buscaba encontrar una mejor forma de almacenar la insulina que su hijo necesitaba, ya que los congeladores existentes no tenían un desempeño de confianza que permitieran conservar los alimentos, medicinas u otras necesidades a buena temperatura.

Sus esfuerzos fructificaron, ya que en 1943 logró desarrollar su primer congelador y para 1945 creó la Sub-Zero Freezer Company, que introdujo el primer sistema para la conservación de alimentos a temperaturas, literalmente, bajo cero, por lo que rápidamente estableció una reputación sin precedente por su calidad e innovación.

Recordemos que la cocina es el alma del hogar, un espacio de reunión familiar, pero también es un lugar en donde quienes aman cocinar dan rienda suelta a su creatividad, lo cual se logra con electrodomésticos responsivos dentro de un entorno impregnado de productos y materiales exquisitos.

 

 

 

 

 

La cocina contemporánea se transformó por los nuevos estilos de vida, el mayor ingreso disponible en las familias y las innovaciones de firmas como Sub-Zero y Wolf.

Ahora, con frecuencia, el refrigerador no es visible; está escondido tras una gabinetería de lujo. Gracias a ello, Sub-Zero ha expandido su liderazgo en el diseño con la refrigeración integrable que se fusiona con decoración. Ninguna cocina tiene por qué seguir sufriendo de la cuestionable estética de un refrigerador con libre instalación. Su espacio puede tener el mismo estilo personalizado como el resto de su hogar; puede ser cualquier cosa que se desee con las innumerables opciones que ofrece la firma.

“Cuando mi abuelo comenzó el negocio en 1945 había muchos, muchos fabricantes a través de toda América del Norte. Su estrategia fue siempre construir la mejor refrigeración y de mayor calidad, porque sabía lo que hacía. Tenía el poder de permanecer, contrario al resto de las personas, ya que ellos intentaban solamente basar sus compañías en precio y volumen”, expresa Jim Bakke, nieto de Westye y actual presidente de Sub-Zero.

 

 

 

 

“Él jamás hizo eso, ni una sola vez en su vida. Siempre lo hizo en base a calidad, rentabilidad razonable y conservar a los consumidores. Eso es algo que seguimos haciendo hasta el día de hoy y es el por qué nosotros seguimos siendo el único fabricante de electrodomésticos de lujo en América del Norte de capital privado. La única que queda”, refiere.

La legendaria confiabilidad de los electrodomésticos Sub-Zero han dado a sus consumidores la confianza de invertir no solamente en una cocina que satisfaga sus necesidades, sino en una firma que cumpla con sus máximas aspiraciones, tanto en función como en diseño y que brinde satisfacción de por vida.

En el año 2000, Sub-Zero creó Wolf Appliance para crear el último hito en electrodomésticos para los apasionados cocineros del hogar. El lanzamiento de la nueva línea de productos fue la más ambiciosa en la historia de la industria de la cocina, con más de 50 productos a la vez.

 

 

 

 

El equipo de cocción Wolf es altamente especializado, el cual coloca un control preciso en las manos de los consumidores a través de una tecnología fácil de usar. Refinados a través de más de ocho décadas en cocinas comerciales, los productos Wolf y Wolf Gourmet son los compañeros ideales para Sub-Zero, creados con el mismo espíritu de calidad e innovación.

Sus cocinas reflejan la constante innovación de la compañía que inició Westye Bakke: la imaginación sin límites de los diseñadores, arquitectos, constructores y consumidores. Es una marca americana de referencia mundial en electrodomésticos que destaca por ofrecer todas las prestaciones de las cocinas profesionales, adaptadas al ámbito doméstico.

 

www.subzero-wolf.com


Texto:Real Estate Market & Lifestyle

Foto: SubZero-Wolf, Real Estate