La vulnerabilidad de la economía a factores externos seguirá presente en la segunda mitad de 2016 y su moderado ritmo de crecimiento persistirá anclado a la relativa fortaleza de su mercado interno.

La economía mexicana está sujeta a los efectos de diversas variables externas, mismas que de acuerdo con su evolución terminan impactando en diversa magnitud a la economía real o a las principales variables financieras.

Hoy en día, la conclusión de los analistas es que estamos lejos de que el Brexit impacte a la economía de México, a excepción  del contagio por la volatilidad financiera ante la aversión al riesgo de los inversionistas. Sin embargo, vienen meses de mucha incertidumbre porque un gran tema cobrará mucha relevancia para México: las elecciones de los Estados Unidos en noviembre próximo.

Por ello, algunos analistas concluyen: “tan lejos del Brexit pero tan cerca de Trump”.

 

 

El factor Brexit

 

Mucha volatilidad financiera pero poco impacto a la economía real sería la conclusión. “El principal canal de transmisión del impacto sobre la economía mexicana será a través de un fuerte incremento en la aversión al riesgo global,  afectando a los activos financieros de las economías emergentes”, señalaron analistas de Banamex.

Prevén un impacto limitado del Brexit sobre la actividad económica productiva en México, ya que el intercambio de mercancías con el Reino Unido es de solo 0.6% del comercio total del país y con toda la Unión Europea es del 8 por ciento.

El intercambio comercial en 2015 fue de 2,000 millones de dólares (mdd) de exportaciones, destacando las autopartes, cerveza y electrónicos; en contraste, las importaciones fueron por 2,300 mdd, principalmente de alcohol y medicinas.

Por lo que respecta a la inversión extranjera directa (IED), el Reino Unido aportó  595 mdd a lo largo del 2015, lo que representó apenas el 2% del total que captó México en dicho periodo.

“Considerando todo lo anterior, los vínculos del sector real con la economía del Reino Unido son pequeños y no implicarían más que un efecto marginal sobre el crecimiento del PIB de México - tomando en cuenta una reducción en el pronóstico de crecimiento económico del Reino Unido de entre 2.0 y 1.5% para el periodo 2017 a 2019 -”, afirmó Banamex.

En este mismo sentido, BBVA Research opinó: “la salida del Reino Unido no tendrá un impacto significativo sobre la cuenta corriente y la balanza comercial de México. Asimismo, dado que los flujos de IED entre México y ese país cuentan con un acuerdo de protección recíproca, estimamos que dicha salida tenga un efecto mínimo sobre los flujos provenientes del Reino Unido”.

 

Las consecuencias del Brexit parecen no desbalancear a México;  el riesgo más peligroso se encuentra en las elecciones de EEUU.

 

La economía estadounidense actúa como factor de fortaleza o debilidad de la economía mexicana. La economía estadounidense actúa como factor de fortaleza o debilidad de la economía mexicana.

 

México privilegia la estabilidad interna

 

Debido a la volatilidad en que se vio inmersa la moneda mexicana por este evento, el poder ejecutivo reaccionó de inmediato para privilegiar la estabilidad de las variables fundamentales, como la mejor vacuna en contra de la inestabilidad internacional.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un nuevo recorte al gasto público por 31,700 mdp, que complementa el recorte previo anunciado en febrero por 132,300 mdp. La institución señaló que este nuevo ajuste busca fortalecer los fundamentales macroeconómicos del país ante posibles efectos adversos que la volatilidad cambiaria del peso pudiera enfrentar como consecuencia de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, la dependencia informó que todos los requerimientos financieros para 2016 estaban cubiertos mediante diferentes emisiones de deuda que se han realizado a lo largo del año.

Para los expertos de BBVA Research, la decisión es favorable ante la situación de volatilidad, sobre todo, en la medida en que prácticamente la totalidad se enfoca en gasto corriente.

Aunque no fue al mismo tiempo, el Banco de México (Banxico) también reaccionó a la presión ejercida sobre el tipo de cambio y determinó incrementar el 30 de junio, por tercera ocasión en cerca de seis meses, su tasa de interés de referencia, esta vez medio punto porcentual, alcanzando 4.25 por ciento.

Analistas de Banorte-Ixe opinaron que: “hacia delante, continuamos pronosticando un mercado cambiario altamente volátil, debido a una gran cantidad de riesgos geopolíticos; por lo que anticipamos que Banxico volverá a subir 50 puntos base en septiembre, y nuevamente en diciembre, ubicando la tasa de referencia en 5.25% a final del año”.

CI Banco indicó que la volatilidad en los mercados financieros ha golpeado fuertemente a todas las economías emergentes, por lo que “México necesita diferenciarse de los demás países. Aunque aún cuenta con fundamentos económicos sólidos, no ha sido suficiente para evitar ser presa de la especulación”.

Indicó que con cada evento internacional, como lo es el Brexit, las elecciones en Estados Unidos (noviembre) y la situación económica en China, entre otros, “es notorio como la percepción de riesgo del exterior sobre México se intensifica”.

Y considerando como el talón de Aquiles de México al sector externo, los riegos en el entorno global se intensificarán o disminuirán dependiendo como vaya desarrollándose la dinámica de la economía de Estados Unidos.

 

Con Trump, el riesgo es la eliminación o renegociación del TLCAN en condiciones favorables para EE.UU. Con Trump, el riesgo es la eliminación o renegociación del TLCAN en condiciones favorables para EE.UU.

 

El factor Trump

 

Precisamente como contendiente a la candidatura del partido Republicano de los Estados Unidos, nadie aseguraba que llegaría a ser candidato. Ahora sería un error considerar que Donald Trump no puede ganar la presidencia de su país.

En este sentido, los mismos expertos de Banamex señalaron que después de la reacción del mercado financiero local frente al Brexit, otros eventos comenzarán a capturar la atención del mercado; mientras que prevalecerá para el peso la incertidumbre de la elección de los Estados Unidos a medida que se vayan acercando más esas fechas.

Las constantes declaraciones agresivas de Trump respecto a México, principalmente la relacionada a cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México,  es el mayor riesgo para la economía del país.

Alentado por la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el candidato republicano calificó al TLCAN como el peor tratado comercial de la historia estadunidense. Aseguró que buscará renegociar el tratado en sus términos, y amenazó con retirar a Estados Unidos de éste si el acuerdo no se arregla en su favor.

En respuesta a ello, la Cámara de Comercio de Estados Unidos rechazó que el TLCAN sea un desastre y advirtió que los planes de Trump en materia comercial costarían a los estadunidenses 3.5 millones de empleos.

Las propuestas concretas para retener remesas e imponer un impuesto de 30% a exportaciones mexicanas, a través de un ajuste al TLCAN, podrían llevar a México a una recesión similar a la vivida en 1994, advirtió Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, en declaraciones a diversos medios informativos.

De llegar a la presidencia, “e implementar sus promesas de campaña llevaría a México a una recesión, incluso se convertiría en un riesgo para la economía global”, dijo la analista.

Estados Unidos es el primer socio comercial de México. De acuerdo con cifras del INEGI, durante 2015 México exportó mercancías (no incluye petróleo) por 357,432.5 mdd, de las cuales el 82.59% tuvieron como destino la Unión Americana.

Otro rubro importante que el TLCAN ha promovido es la inversión. Según cifras de la Secretaría de Relaciones Exteriores -como parte del proceso de integración económica impulsado por el acuerdo-, en el periodo del 2000 al 2014 la IED de Estados Unidos a México sumó 171,500 mdd, poco más del 45% de toda la inversión que ha llegado a nuestro país en ese periodo.

 

La posibilidad de triunfo del candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, aumenta la incertidumbre del destino que tendrán las relaciones comerciales entre ambas naciones.

 

Industria automotiz podría ser uno de los sectores más afectados. Industria automotiz podría ser uno de los sectores más afectados.

 

Con las expectativas internacionales vigentes, el Ejecutivo y el Banco de México tomaron precauciones para mantener la estabilidad del país.

 

Crecimiento inercial a mitad de año

 

De acuerdo con analistas de CI Banco, la economía mexicana opera bajo un escenario similar al año pasado, afectada por la baja en el precio internacional del petróleo y preocupaciones sobre la situación económica de los Estados Unidos, sobre todo, de su sector industrial.

“El motor de crecimiento sigue siendo el mercado interno, sobre todo el consumo. Los indicadores de ventas muestran crecimientos sólidos, apoyados todavía por mejoras en empleo, una baja inflación, remesas en senda ascendente y crédito de la banca con crecimientos a doble dígito. Sin embargo, su talón  de  Aquiles  continua  siendo  el  sector  externo y  las  finanzas  públicas, mismos  que  por  su importancia  en  la  economía mantienen  el  riesgo  de apagar el vigor de la demanda  interna rápidamente”.

Agrega que “el crecimiento económico es modesto y frágil”.

A principios del año en curso, las encuestas de los analistas del sector privado indicaban que el país crecería a un ritmo anual de 2.69%; sin embargo, a partir de entonces se observó una corrección a la baja constante.  Considerando la encuesta que mensualmente elabora Banxico entre analistas del sector privado, al inicio de abril ya se había corregido a 2.4% y al iniciar agosto a 2.28 por ciento.

 

La revisión del TLCAN y TPP están en la mira del candidato republicano. La revisión del TLCAN y TPP están en la mira del candidato republicano.

 

Cabe recordar que durante el año 2015, la economía del país creció a un ritmo anual de 2.5%, por lo que de validarse las anteriores expectativas en 2016 habrá crecido ligeramente por abajo del año pasado; sin embargo, considerando todo el contexto internacional, sería un balance positivo.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la economía de México creció en el periodo enero- junio de 2016 a un ritmo anual de 2.1%, por abajo del 2.45% que presentó en el mismo periodo del año 2015.

Al respecto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó a la alza de 2.4 a 2.5% su estimado de crecimiento para México en julio pasado, en su más reciente edición de las Perspectivas de la Economía Mundial.

La cifra se ubica dentro del rango estimado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de entre 2.2% y 3.2% para este año, que en mayo fue ajustado desde un previo de entre 2.6 y 3.6 por ciento. Por su parte, Banxico sostiene que el país crecerá entre 2 y 3% durante este año.

En materia de crecimiento, todo parece indicar que a pesar del contexto de incertidumbre internacional, el país seguirá creciendo con un ritmo moderado.

 


Texto:Jesús Arias

Foto: maxresdefault / KELLOGGS NUTRITIO / CDCS3 / INDUSTRIAL PARKS